Entendiendo el dolor

Está a punto de abandonar el sitio web de Dolo-Neurobión® y será redirigido a un sitio web externo. ¿Quieres irte?

dolor muscular
El dolor no es el único síntoma que acompaña a algunas enfermedades

Entendiendo el dolor

¿Qué es el dolor?

El dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con el daño del tejido.1

 

Cada persona siente dolor de una manera diferente; algunas personas pueden sentir un dolor más intenso incluso si el estímulo es el mismo.2

¿Hay diferentes tipos de dolor?

De acuerdo con su mecanismo subyacente, el dolor se puede dividir en:

 

Dolor nociceptivo: se refiere al dolor causado por el daño al tejido no neural y se debe a la activación de los receptores del dolor; su objetivo principal es la curación.1

 

Dolor inflamatorio: proceso que involucra reacciones químicas y celulares complejas que ocurren en los tejidos en respuesta a una lesión de estimulación anormal. Sus signos cardinales –rubor (enrojecimiento), calor, tumor (hinchazón) y dolor– reflejan procesos dirigidos a destruir/eliminar material nocivo y a promover la reparación y curación.3

 

Dolor neuropático: causado por el procesamiento aberrante de la señal en el sistema nervioso periférico o central. En otras palabras, el dolor neuropático refleja una lesión o deterioro del sistema nervioso. El dolor neuropático es una respuesta inadaptada. En el dolor nociceptivo e inflamatorio el sistema nervioso está intacto, no así en el dolor neuropático.3

 

Dolor mixto: se refiere a un dolor causado por una combinación de mecanismos nociceptivos y neuropáticos.4

 

De acuerdo con su duración, el dolor se puede dividir en:

 

Dolor agudo: es el dolor que aparece de repente y es causado por algo específico, generalmente no dura más de 3 meses.5

 

Dolor crónico: es un dolor que dura más de 3 meses. Este tipo de dolor puede continuar incluso si la lesión o enfermedad que lo causó ha desaparecido.5

¿Cómo se produce el dolor?

 

Las señales de dolor viajan desde la parte dolorosa del cuerpo a lo largo de fibras nerviosas a través de la médula espinal y posteriormente al cerebro. Sin embargo, en algunos casos (por ejemplo, dolor después de un accidente cerebrovascular), el daño al cerebro o a la médula espinal en sí puede iniciar la sensación de dolor.6

 

El dolor se procesa en la médula espinal y luego en el cerebro, donde hay conexiones asociadas con ansiedad, emociones, sueño, apetito y memoria. Esto crea una experiencia muy personal de dolor para cada persona.6

 

El cerebro envía señales a la médula espinal, lo que a su vez puede reducir o aumentar aún más la sensación de dolor. Las células en la médula espinal y en el cerebro pueden sobreestimularse como resultado del dolor constante y es una de las razones por las que el dolor persistente no desaparece fácilmente, incluso si la causa del dolor se descubre y se trata.6

 

En términos simples, el sistema de advertencia del cuerpo se vuelve más sensible, produciendo una mayor sensación de dolor a pesar de que ya no puede haber ningún daño continuo al cuerpo.6

Evaluación del dolor

 

Un médico es quien puede evaluar profesionalmente el dolor que se produce.2

 

Se pueden utilizar las escalas de calificación del dolor, que son herramientas útiles para estimar su intensidad.2

 

Por ejemplo, esta escala del dolor puede ayudar al médico a medir el dolor y establecer objetivos para su alivio:2

 

Además de esto, el médico pedirá una descripción del dolor.2

 

Esta descripción ayudará al médico y proporcionará respuestas a las siguientes preguntas:2

 

• Ubicación: ¿Dónde está? ¿Se extiende o se mueve a cualquier otra parte del cuerpo?

 

• Calidad: ¿Qué se siente? Por ejemplo, ¿es un dolor agudo, sordo, quemante, penetrante, con espasmos o punzadas?

 

• Intensidad: ¿El dolor es constante o viene y se va?

 

Otros factores que pueden ser relevantes son:2

 

 ¿Cómo comenzó el dolor?

 

 ¿Cuánto tiempo ha tenido la persona este dolor?

 

 ¿Qué tipo de actividades hacen que el dolor sea mejor o peor como caminar, sentarse, pararse o acostarse?

No se administre a menores de 12 años, ni en el embarazo y la lactancia.
Si persisten las molestias, consulte a su médico.

Artículos relacionados