Dolor de articulaciones

Está a punto de abandonar el sitio web de Dolo-Neurobión® y será redirigido a un sitio web externo. ¿Quieres irte?

dolor articular en la muñeca
El dolor no es el único síntoma que acompaña a algunas enfermedades

Dolor de articulaciones


¿Qué es el dolor de articulaciones?

El dolor articular puede ser una molestia, dolor o hinchazón que surge de cualquier parte de una articulación, incluidos el cartílago, los huesos, los ligamentos, los tendones o los músculos.1

El dolor puede ser leve y causar malestar sólo después de ciertas actividades, o puede ser intenso y hacer movimientos, incluso limitados, es extremadamente doloroso.1

Los signos y síntomas pueden incluir:4

Dolor La articulación puede doler mientras se está moviendo o después de hacer movimientos.

• Dolor con la palpación. Dolor en la articulación al aplicar una ligera presión.

• Rigidez. La rigidez articular puede ser más notable por la mañana o después de un periodo de inactividad.

• Pérdida de flexibilidad. Es posible que no se pueda mover la articulación en todo su rango de movimiento.

• Sensación chirriante. Escuchar o sentir una sensación chirriante cuando se usa la articulación.

• Osteofitos. Estos pedazos adicionales de hueso, que se sienten como bultos duros, se pueden formar alrededor de la articulación afectada.
 

¿Cuáles son las causas del dolor articular?

El dolor en las articulaciones se asocia con la inflamación, que podría ser la causa de una lesión de los huesos, cartílagos, tendones, ligamentos musculares o una enfermedad.3

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar dolor en las articulaciones?

Antecedentes familiares. Algunos tipos de dolor en articulaciones son hereditarios; los genes pueden hacer que una persona sea más vulnerable a los factores ambientales que pueden desencadenar problemas articulares.2

Edad. El riesgo de problemas articulares aumenta con la edad.2,3

Género. Las mujeres son más propensas que los hombres a contraer problemas articulares.2

Lesión articular previa. Las personas que han dañado una articulación, tal vez mientras hacen deporte, con el tiempo tienen más probabilidades de desarrollar problemas articulares.2

Obesidad. El peso adicional forza las articulaciones, especialmente las rodillas, las caderas y la columna vertebral. Las personas obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas articulares.2

Ciertos tipos de trabajo. Si el trabajo incluye tareas que supongan una tensión repetitiva en una articulación en particular, esa articulación podría desarrollar problemas articulares con el paso del tiempo.4

Falta de flexibilidad o fuerza muscular. La falta de fuerza y flexibilidad se encuentra entre las principales causas de lesiones de la rodilla. Los músculos tensos o débiles proporcionan menos soporte a la rodilla, ya que no amortiguan la presión sobre la articulación.3

Algunos deportes. Algunos deportes son más exigentes respecto a las rodillas que otros. El esquí alpino, con botas de esquí rígidas y posibles caídas, saltos y giros de baloncesto, y el impacto repetido que absorben las rodillas al correr o trotar aumenta el riesgo de lesiones en las rodillas.3

¿Cómo se puede prevenir el dolor articular?

 

No siempre es posible prevenir el dolor. Las siguientes sugerencias pueden ayudar a prevenir lesiones y el deterioro de las articulaciones:3

Mantener un peso adecuado, sin kilos de más. Cada kilo adicional implica presión adicional sobre las articulaciones y aumenta el riesgo de lesiones y problemas articulares.3

Mantener la aptitud para practicar deportes. Con el fin de preparar los músculos para las demandas del deporte, hay que tomarse el tiempo para el acondicionamiento. Es conveniente trabajar junto con un entrenador para asegurar que las técnicas y movimientos sean lo más correctos posible.3

Practicar a la perfección. Asegurar que la técnica y los patrones de movimiento utilizados en el deporte o actividad sean lo más correctos posible. Las clases con un profesional pueden ser útiles.3

Mantener la flexibilidad. Debido a que la debilidad muscular es la principal causa de lesiones en la rodilla, es benéfico fortalecer el cuádriceps y los isquiotibiales que sostienen las rodillas. El entrenamiento para mejorar el equilibrio y la estabilidad ayuda a que los músculos alrededor de las rodillas trabajen juntos de manera más efectiva, y debido a que los músculos tensos también pueden favorecer las lesiones es importante estirarlos bien. Intenta incorporar ejercicios de flexibilidad en el entrenamiento.

Ejercicio con inteligencia. Si se padece dolor crónico de rodilla o lesiones recurrentes, es posible que se necesite cambiar la forma de hacer ejercicio. Las opciones son nadar, hacer ejercicios aeróbicos acuáticos u otras actividades de bajo impacto, al menos unos días a la semana. A veces, limitar las actividades de alto impacto es suficiente para aliviar el dolor.3

IMPORTANTE: Antes de comenzar cualquier actividad, debe consultar a un médico. Esta información no remplaza la consulta con el médico.

No se administre a menores de 12 años, ni en el embarazo y la lactancia.
Si persisten las molestias, consulte a su médico.

Artículos relacionados